fbpx
Seleccionar página

El Confidencial. ¿Ha llegado el fin del euríbor en negativo?, ¿se ha acabado la fiesta en el mercado hipotecario?, ¿la era de las hipotecas fijas llega a su fin? El rebote experimentado por el euríbor durante el mes de febrero trae consigo numerosos interrogantes. Algunas entidades financieras como Bankinter han comenzado a mover ficha y han encarecido su hipoteca fija, abaratando, por el contrario, su producto variable. ¿Seguirán otras entidades sus pasos?

Por lo pronto, el euríbor, despide febrero en el -0,334% tras cerrar enero en el -0,479%, un rebote significativo a nivel mensual, pero también anual, ya que hace un año, el indicador cerró en el -0,501%, lo que traerá consigo incrementos en la cuota de la hipoteca. Hay que remontarse al mes de abril de 2020, en plena pandemia, para encontrar una remontada de este calibre.

«Tras seis años en negativo, el euríbor ha protagonizado un mes de febrero en el que la inestabilidad ha sido la tónica predominante. Tras mantenerse estable los 10 primeros días del mes, el día 11 y el 14 de febrero el indicador se disparaba hasta el -0,283% después de que la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, dejara la puerta abierta a subir los tipos de interés este año», explica el director de Hipotecas de iAhorro, Simone Colombelli.

La pequeña remontada en el euríbor tendrá un impacto directo sobre el bolsillo de los hipotecados. Según los cálculos de iAhorro, la cuota de las hipotecas subirá entre 150 y 300 euros al año.

Así, por ejemplo, en el caso de una hipoteca de 150.000 euros a 30 años con euríbor +0,99% este mes tendrán que pagar una cuota de 541,77 euros frente a los 529,96 que pagaban hasta ahora, lo que supone 11,81 euros al mes o 141,72 euros al año. En el caso de un préstamo de 300.000 euros a 30 años con un tipo de interés de euríbor +0,99%, tras la subida del indicador pagarán 1.083,93 euros de cuota frente a los 1.059,93 que pagaban hasta ahora, una diferencia de 24 euros mensuales o lo que es lo mismo, 288 euros en el conjunto del año».

«Hemos vivido un mes con muchísima fluctuación del euríbor, cuando todas las previsiones apuntaban a la estabilidad. El cambio de discurso de la presidenta del BCE propiciado por la alta inflación que está viviendo Europa ha empujado al euríbor hacía el cero. Si se mantiene esta tendencia y se confirmara el cambio en la estrategia económica sería un varapalo para las familias, ya que las cuotas de sus hipotecas se incrementarían y perderían poder adquisitivo«, añade Colombelli.

Además, el mes de febrero termina, en palabras de Colombelli, «con otro terremoto económico de la mano del ataque de Rusia a Ucrania». Y se pregunta, ¿cómo puede afectar la guerra al euríbor? «Tras dos años de incertidumbre por la pandemia parecía que la economía se empezaba a recuperar. Es más, hemos terminado 2021 con los mejores datos de compraventa de viviendas desde 2013. Sin embargo, ahora nos enfrentamos a otro momento de incertidumbre y habrá que ver cómo reacciona el BCE, los mercados, etc.», explica el director de Hipotecas de iAhorro.

¿Se van a encarecer las hipotecas a corto plazo?

Por lo pronto, en el mercado hipotecario han comenzado a producirse los primeros movimientos por parte de las entidades financieras. «El euríbor ha alcanzado uno de los valores más altos desde el verano de 2020 y se está comenzando a ver, aunque de forma tímida, cómo las entidades, especialmente las de mayor dimensión, están comenzando a realizar algunos cambios, comercializando con intereses fijos más altos que hace un mes. Es cierto que por el momento no ha habido grandes movimientos, pero habrá que estar muy pendientes de los siguientes pasos de los bancos», apunta Sergio Carbajal, responsable de hipotecas de Rastreator.

«Sin embargo», añade, «mientras no haya grandes variaciones, la guerra hipotecaria para captar nuevos clientes se mantendrá y con una tendencia hacia un aumento de la oferta hipotecaria a tipo fijo y más ante las posibles variaciones de los próximos meses».

Y es que las hipotecas fijas han sido las grandes beneficiadas del descenso del euríbor en los últimos años. Tanto las entidades como los usuarios han apostado por este tipo de préstamos, quitándole protagonismo a las hipotecas variables hasta el punto de que, en las nuevas contrataciones, siete de cada diez hipotecas firmadas, son a tipo fijo, cuando hace apenas cuatro años, eran tres de cada diez.

No obstante, según Simone Colombelli, «si finalmente se mantiene este cambio de tendencia del euríbor, los bancos también moverán ficha y es posible que mejoren las ofertas de sus préstamos variables y empeoren un poco los tipos de las fijas». El primero en mover ficha ha sido Bankinter.

En este sentido, el director de Hipotecas de iAhorro anima a los ciudadanos que ahora mismo están mirando una hipoteca a tener la FEIN (Ficha Europea de Información Normalizada) del banco con el que quieren firmar su préstamo para que no les apliquen modificaciones al alza en sus condiciones. «Cuando el ciudadano ya tiene la FEIN de su entidad, con todos los detalles de la oferta, no se le pueden aplicar modificaciones, por lo que es muy interesante tenerla atada cuanto antes», apunta.

Por su parte, Ferran Font, director de estudios de pisos.com, cree como Carbajal que la apuesta por el tipo fijo se mantendrá. «Los futuros hipotecados seguirán apostando por el tipo fijo para tener mayor previsibilidad de lo que van a pagar a futuro, sin estar expuestos a futuras subidas de los tipos de interés, si bien, las entidades financieras que quieran proteger su cuenta de resultados, seguramente estarán más interesadas en cambiar las condiciones de sus hipotecas, intentando favorecer los productos a tipo variable», señala Font, quien no prevé fuertes subidas de los tipos de interés ni un encarecimiento significativo de las hipotecas.

¿Cuándo podría acercarse el euríbor a cero?

Respecto a la evolución a corto plazo del euríbor y su vuelta a terreno positivo, los expertos coinciden en que aún habrá que esperar. Desde el departamento de ‘research’ de CaixaBank no esperan un fuerte giro alcista de los tipos de interés. «Prevemos que para finales de este año el BCE acometa su primera subida del 0,25, menos agresiva que la FED. La subida, además, será gradual, con otros dos incrementos en 2023. Es difícil pensar en un proceso de subida de tipos más agresiva», aseguraba este martes en EFIMAD, Judith Montorio, economista sénior de CaixaBank Research.

Colombelli, por su parte, destaca que el próximo mes será clave para la evolución de euríbor, ya que en marzo se termina el programa de compras de emergencia de deuda del BCE. «En los meses siguientes el ritmo de compras será menor, de manera que poco a poco se irán eliminando los estímulos, en línea con lo que ha hecho la Reserva Federal en Estados Unidos. Así que este año me parece que las previsiones tendrán que ser mes a mes«, destaca Colombelli, quien, además, apunta que posiblemente, este sea el último tren para todas las personas que están pensando en subrogar su hipoteca y conseguir mejores condiciones.

«La tendencia es que los tipos suban, por lo que va a ser muy difícil que se dé un momento como este para cambiar y mejorar las condiciones de las hipotecas», concluye este experto.

Abrir chat
1
Hola
¿En qué podemos ayudarte?