fbpx
Seleccionar página

El Economista. En este escenario, la pregunta sobre cómo y dónde invertir cobra un interés renovado. El sector inmobiliario se ha considerad una opción razonablemente segura en las crisis, y se considera un baluarte frente a la inflación. 2021 ha sido un gran año para el real estate. Desde plataformas como Urbanitae, hemos asistido a un creciente apetito inversor, con el residencial como protagonista.

Las previsiones para España son halagüeñas. Nuestro país es uno de los destinos europeos claves para la inversión, ya que podría recibir del Viejo Continente 7.500 millones de euros en 2022, según la consultora Knight Frank. A cierre de 2021 la inversión inmobiliaria en España habrá crecido un 33%, hasta alcanzar 12.000 millones de euros, según la consultora JLL. Y, en lo que va de año, las rentabilidades del alquiler y la venta de vivienda en España sumaban un 7% interanual.

Un activo que combine una rentabilidad atractiva y un riesgo inferior al de opciones más volátiles siempre es apreciado, máxime en una época de mayor inflación. El pasado mes de marzo, el semanario británico The Economist se hacía eco de un informe de Credit Suisse que pintaba un escenario algo pesimista para los inversores jóvenes: según este informe, las ganancias que los zoomers -los nacidos entre mediados de los 90 y los años 10- obtendrán de la bolsa y los bonos serán significativamente menores que en las generaciones anteriores.

Uno de los autores del informe de Credit Suisse, Paul Marsh, invita a seguir las recomendaciones clásicas de la inversión a largo plazo: empezar pronto, diversificar la cartera y evitar comisiones altas por mantenimiento. Al dar acceso a inversores a partir de solo 500 euros, la propuesta de Urbanitae ofrece la posibilidad de invertir en inmobiliario pero diversificando por número -ya no hace falta invertir todo a un solo inmueble- y tipo de activo -residencial, comercial, logístico…-.

El inmobiliario, al alza en el mundo

Entretanto, el real estate sigue probando su fortaleza pese a las complicaciones de la pandemia. En todo el mundo, las transacciones totalizaron 292.000 millones de dólares en el tercer trimestre de 2021, un 77% más que en el mismo periodo del año anterior. En España, la inversión inmobiliaria en el tercer trimestre creció un 62%. Y las perspectivas se mantienen favorables. Richard Holberton, senior director de CBRE para la región EMEA, afirma que «hay razones para seguir siendo optimistas sobre la recuperación del sector en 2022, en particular sobre el comportamiento de algunos subsectores».

Por su parte, la consultora JLL cita entre las razones para el optimismo la recuperación de los mercados de capitales, la pujanza de los criterios ESG (relacionados con la sostenibilidad), la demanda de espacio de oficinas, el desempeño récord del sector logístico y el buen comportamiento de la inversión residencial.

Así, todo parece indicar que 2022 será otro gran año para el sector inmobiliario. Es un buen momento para que quien todavía no haya dado el paso se anime a diversificar su porfolio de inversión en el rentable ladrillo.

Abrir chat
1
Hola
¿En qué podemos ayudarte?